¿Qué nos deja el informe presidencial?